Ir al contenido principal

El narrador, o de cómo hablar con el estómago

El narrador,
o de cómo hablar con el estómago

Por: Carlos Castillo Quintero

El hombre desde siempre ha necesitado del lenguaje para su existencia. El ancestral narrador de las cuevas de Altamira que con trazos geniales contó historias de caza, el narrador omnisciente y esencial de los relatos de creación, Scheherazada ―la fascinante narradora de Las mil y una noches―, el genialmente equívoco narrador de Don Quijote, hasta los escritores contemporáneos han precisado de la imagen y de la palabra para ser, para trascender.

Y en este arbitrario listado se mezclan seres de carne y hueso con otros de ficción, es decir se resumen las dos acepciones básicas de lo que sería un narrador: el hombre que cuenta su vida, y el personaje o personajes ficticios creados por un escritor para que en un pulido ejercicio de ventriloquia narren por él.

Esta segunda acepción de narrador viene de la narratología de Todorov, y lo señala como el sujeto que describe las acciones, define el espacio y tiempo narrativo, desarrolla los personajes y, esencialmente, se convierte en el interlocutor del receptor inmanente de ese discurso narrativo, es decir del narratario. Pero estas definiciones válidas en el contexto de la Academia, poco sirven al hablar del oficio de escribir. Allí me gustan más las posibilidades de la ventriloquia, es decir del arte de hablar con el estómago.

Se dice que este arte menor, propio de charlatanes, está orientado esencialmente al mundo del espectáculo y la feria. El artista debe ―y en eso radica su maravilla― emitir su voz en la forma más discreta posible, concediéndole a su muñeco la posibilidad de hablar sin que él mueva los labios, es decir a costa de su inexistencia. Si el ventrílocuo es bueno su personaje hablará, tendrá vida propia, y el público se olvidará de quien lo maneja.

Así, ese acto de habla consistente en representar de manera coherente una secuencia real o ficticia de acontecimientos, es decir la narración, queda en manos de un ser inexistente en doble vía: el autor que deja de existir a favor de sus personajes que narran, y los personajes que a pesar de “contar su vida” no existen, son apenas unos muñecos de feria, engendros originados en la cabeza del escritor.

Hay escritores que han hecho tan bien su trabajo, que el lector no los recuerda. Por ejemplo, se tienen tratos con Sherlock Holmes a través de varios formatos: novela, cuento, comic, caricatura, serie de TV, película, etc. pero es frecuente que sus seguidores no sepan ―o no les importe― quién es Sir Arthur Conan Doyle, su creador. Y quizá apenas recuerden a quien lo narra, el dedicado Dr. Watson. Aquí quien existe no es propiamente el narrador sino el producto de su arte: el personaje.

De eso trata la feria: un embaucador (el escritor) que habla con el estómago y pone su voz en un muñeco (el narrador) para contar las peripecias de alguien (el personaje). Después siguen los aplausos.

(Notas Quinto Encuentro Distrital de Escrituras Creativas,
Centro Cultural Gabriel García Márquez, junio 29 de 2010)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comer prójimo

"Mujer caníbal con niño" . Escultura de Lheonard Kern Por: Carlos Castillo Quintero

Prójimo. (Del lat. proxĭmus). m. Hombre respecto de otro, considerados bajo el concepto de la solidaridad humana.
Prójima. f. coloq. Mujer de poca estimación pública o de dudosa conducta.
DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA
Que el mundo está lleno de envidiosos, intrigantes, resentidos y bellacos no es ninguna novedad; redescubrirlo, sin embargo, no deja de ser fastidioso. Me refiero a esa tropa de inútiles que están pendientes de quién tiene, hace, dice o escribe algo para escupir su ponzoña. A este asunto alude el filósofo Emile Cioran en una carta dirigida a su amigo y traductor Fernando Savater (fechada el 10 de diciembre de 1976), en la que sustenta por qué razón se niega a escribir sobre Borges, ese monstruo magnífico y condenado. Dice Cioran que el célebre escritor argentino “Merecía algo mejor. Merecía haber permanecido en la sombra”. Porque un autor al que todo el mundo cita, bien sea para apo…

Poemas de Leonard Cohen

Photograph: Joel Saget/AFP/Getty Images. Fuente; The Guardian

De "Flores para Hitler", 1964    
(Versiones de Antonio Resines)

* * *
15.  Has gemido alguna vez debajo de mí,
               Virgen de la Amnesia.
        He olvidado si te rendiste
                              y
déjame ser tu flamante juguete nuevo.
                     Soy el primero
en usar tus grilletes como si fueran
                        pulseras,
    espía y traidor número uno
en los campos del cuarto de la pensión.

* * *
32. Hago esta canción para ti,
Señor del Mundo,
que lo tienes todo,
menos esta canción.

* * *
71. Encerraron a un hombre
que quería dirigir el mundo.
Los muy idiotas
encerraron al que no era.

* * *
111. Cada hombre
tiene una manera de traicionar
a la revolución.
Ésta es la mía.

* * *
Narcissus

No conoces a nadie

"Bogotá Cuenta" 2011

"Bogotá Cuenta" 2011 nuevos escritores - nuevas voces - nuevas historias

Fundación Cultural Libro de Arena Universidad del Rosario - Feria del Libro 2011 Taller de Cuento "Ciudad de Bogotá" Instituto Distrital de las Artes, IDARTES y Gerencia de Literatura (Con el apoyo de Relata, Ministerio de Cultura y la Biblioteca Luis Ángel Arango).
Fecha: jueves 11 de agosto de 2011.