Ir al contenido principal

Sólo para bulímicos


RECETA: Sólo para bulímicos
AUTOR: Carlos Castillo Quintero

1. Ingredientes:

Un lugar de trabajo es fundamental, si es suyo mucho mejor. La actitud natural de la gente que le rodea será siempre la de impedir que usted escriba, así que deshágase de todos. De usted mismo si es impertinente. En última instancia, póngase unos audífonos y aíslese, conéctese con Mózart o Metállica.

Escriba en computador; si no puede, insista con el método caduco que haya venido usando, pero escriba. Tome un curso de sistemas por internet.

Siempre tenga libros cerca: ficción, cultura general, enciclopedias, libros sagrados pero, ante todo, diccionarios. No importa si los lee o no, si los consulta o no. Los libros sacralizan. También puede leerlos.

Si la situación se lo permite, al final de la jornada y sólo al final, invite a un amigo a celebrar el resultado: Johnnie, Jack Daniels o cualquier otro. En últimas tómese una cerveza (fría, desde luego).

2. Preparación:

Siempre será buena idea comenzar por el principio. Así que antes de arrancar decida qué va a escribir: género, tema y demás detalles de una obra de gran aliento.

Cuando esté en plena escritura de un libro no pare, trabaje 30 horas diarias, mátese que eso no es de todos los días, de todas las edades, de todas las épocas. Ya habrá tiempo para dormir en los laureles, en los hoteles, en donde se pueda.

Imprima todo lo que escriba. El disco duro de su PC, la USB y aditamentos similares están habitados por duendes. Tómele una fotocopia a la impresión que haga, por si acaso.

3. Presentación:

Recuerde que usted es escritor. El asunto de publicar tiene que ver con los editores y la cola que arrastran. Pero no se quede esperando a que vengan por usted. Búsquelos, proponga cosas, haga que algún agente literario se enamore (de verdad) de usted. Si no funciona lo anterior, autopublíquese (sólo por una vez), busque una editorial independiente, una editorial universitaria, gánese un concurso. Si nada funciona, monte una web, un blog, inscriba sus libros en una editorial virtual. Recuerde la fábula de la gallina. Si no la recuerda o nunca la ha leído, pues léala enseguida, y así no habrá perdido el tiempo del todo al leer esta receta:

Desde su charco una parlera rana oyó cacarear a una gallina. "Vaya -le dijo- no creyera, hermana, que fueras tan incómoda vecina. Y con toda esa bulla, ¿qué hay de nuevo?" "Nada, sino anunciar que pongo un huevo." "¿Un huevo solo? ¡Y alborotas tanto!" "Un huevo solo; sí, señora mía. ¿Te espantas de eso cuando no me espanto de oírte cómo graznas noche y día? Yo, porque sirvo de algo, lo publico; tú, que de nada sirves, calla el pico."

Puede perdonarse a quien realiza algo útil, que lo pregone; el que nada hace debe callar. (Iriarte).

4. Plato recomendado:

El que alguien cocine para usted especialmente, así no le guste.

VER:  Especial RCN - FERIA DEL LIBRO: ¿Cómo cocinar historias?
http://sal.rcn.com.co/especiales/feriadellibro2010/recetas/index.html#section4

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Comer prójimo

"Mujer caníbal con niño" . Escultura de Lheonard Kern Por: Carlos Castillo Quintero

Prójimo. (Del lat. proxĭmus). m. Hombre respecto de otro, considerados bajo el concepto de la solidaridad humana.
Prójima. f. coloq. Mujer de poca estimación pública o de dudosa conducta.
DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA
Que el mundo está lleno de envidiosos, intrigantes, resentidos y bellacos no es ninguna novedad; redescubrirlo, sin embargo, no deja de ser fastidioso. Me refiero a esa tropa de inútiles que están pendientes de quién tiene, hace, dice o escribe algo para escupir su ponzoña. A este asunto alude el filósofo Emile Cioran en una carta dirigida a su amigo y traductor Fernando Savater (fechada el 10 de diciembre de 1976), en la que sustenta por qué razón se niega a escribir sobre Borges, ese monstruo magnífico y condenado. Dice Cioran que el célebre escritor argentino “Merecía algo mejor. Merecía haber permanecido en la sombra”. Porque un autor al que todo el mundo cita, bien sea para apo…

Poemas de Leonard Cohen

Photograph: Joel Saget/AFP/Getty Images. Fuente; The Guardian

De "Flores para Hitler", 1964    
(Versiones de Antonio Resines)

* * *
15.  Has gemido alguna vez debajo de mí,
               Virgen de la Amnesia.
        He olvidado si te rendiste
                              y
déjame ser tu flamante juguete nuevo.
                     Soy el primero
en usar tus grilletes como si fueran
                        pulseras,
    espía y traidor número uno
en los campos del cuarto de la pensión.

* * *
32. Hago esta canción para ti,
Señor del Mundo,
que lo tienes todo,
menos esta canción.

* * *
71. Encerraron a un hombre
que quería dirigir el mundo.
Los muy idiotas
encerraron al que no era.

* * *
111. Cada hombre
tiene una manera de traicionar
a la revolución.
Ésta es la mía.

* * *
Narcissus

No conoces a nadie

"Bogotá Cuenta" 2011

"Bogotá Cuenta" 2011 nuevos escritores - nuevas voces - nuevas historias

Fundación Cultural Libro de Arena Universidad del Rosario - Feria del Libro 2011 Taller de Cuento "Ciudad de Bogotá" Instituto Distrital de las Artes, IDARTES y Gerencia de Literatura (Con el apoyo de Relata, Ministerio de Cultura y la Biblioteca Luis Ángel Arango).
Fecha: jueves 11 de agosto de 2011.