Ir al contenido principal

Negocios, Un Cuento de CCQ

Pintura de Nicolas de Stael,  "Nu Allonge"
 
Negocios

 5:45 p.m.
Te sudan las manos, estás nerviosa, la ansiedad te ha trabajado durante toda la tarde. La voz del hombre que habla con tu madre es agua tibia derramándose sobre tu cuerpo. Tus ojos de gata pequeña lo recorren otra vez, y sientes que es tuyo. El crepúsculo se asoma por la ventana. Te impacientas, te distraes, ya no lo escuchas. Tus energías se concentran en evitar que él perciba tu urgencia. 

Respondiendo a tus arrebatos, te levantas y sales de la habitación.

–Tengo frío.

Solamente una frase, corta, miserable. Nunca has necesitado más que eso para hacer lo que te venga en gana.

–Tengo frío –repites– y te vas.


–Tengo hambre.

–Quiero un vestido nuevo.

–Tengo miedo... 


Eso ha sido suficiente para que tu madre te dé lo que pides. Sabes que eres su nena, su consentida.

Quiero a ese hombre para mí, piensas la frase pero no la pronuncias. Cobijada por ese pensamiento vas a tu cuarto y te recuestas en la cama, mientras afuera el sol cae sobre la colina.

Ellos, el hombre que te impacienta y tu madre, han seguido conversando como si tú nunca hubieras estado en la habitación.


6:00 p.m.
El hombre habla y tu madre escucha, atenta.

–El arreglo es simple –dice él– usted nos entrega a su hija, y la cuenta que dejó pendiente su marido se olvida.

–¡Deme otro plazo! –suplica ella– pero en el tono de su voz deja entrever que ya no tiene cómo oponer resistencia.

–¡Sólo otro mes! –dice– pero el hombre ya no la escucha. Se levanta, de su maletín saca unos pagarés, los rompe y los arroja a los pies de tu madre que lo mira, aterrada.

–¡Sólo otro mes!

–Dígale que la espero en el carro –contesta el hombre, y da por terminado el negocio.


6:15 p.m.
Sentada al lado de aquel extraño piensas en lo grata que ha sido la vida contigo. Ni siquiera fue necesario que pronunciaras: Quiero a ese hombre para mí, bastó con que lo pensaras y te fue concedido. El rostro abatido de tu madre se cruza en tus pensamientos, pero no te importa. Estás feliz.

Ella es una vieja. Se ha quedado sola pero qué le vamos a hacer, a los viejos hay que endosarles la soledad. No sabes si es él, o una voz interior quien ha pronunciado aquellas frases que sientes calientes en tu oreja. Sonríes, y dejas que la voluptuosidad que sube por tus rodillas te invada. Sabes ahora que tus 14 años anteriores sólo fueron el preámbulo para esta noche que apenas comienza. Tu primera noche con un hombre.


*  *  *  

Cuento publicado en la Revista "Volar" N. 45, marzo 2012
http://issuu.com/revistavolar/docs/revista-volar-satena-edicion-45



Derechos reservados
© Carlos Castillo Quintero

Comentarios

  1. Leí los dos primeros cuentos. Con el primero me dieron cosquillas... un malestar raro. Nos arriesgamos a querer tiernamente pero amar sólo es posible con violencia... y entonces era verdad, era verdad que si nos pegaban nos íbamos a enamorar...
    Con el segundo vi que la ficha del rompecabezas que teníamos que llenar se quedará intacta, con la silueta perfecta de toda nuestra fragilidad. No es ni siquiera morir un rato. Es vivir tranquilamente en una copita de oro.

    ResponderEliminar
  2. GABRIEL RODRIGUEZmayo 29, 2010

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Que alegria hallarte con tus letras...a tu salud, donde quiera que estés! Highlander

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Comer prójimo

"Mujer caníbal con niño" . Escultura de Lheonard Kern Por: Carlos Castillo Quintero

Prójimo. (Del lat. proxĭmus). m. Hombre respecto de otro, considerados bajo el concepto de la solidaridad humana.
Prójima. f. coloq. Mujer de poca estimación pública o de dudosa conducta.
DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA
Que el mundo está lleno de envidiosos, intrigantes, resentidos y bellacos no es ninguna novedad; redescubrirlo, sin embargo, no deja de ser fastidioso. Me refiero a esa tropa de inútiles que están pendientes de quién tiene, hace, dice o escribe algo para escupir su ponzoña. A este asunto alude el filósofo Emile Cioran en una carta dirigida a su amigo y traductor Fernando Savater (fechada el 10 de diciembre de 1976), en la que sustenta por qué razón se niega a escribir sobre Borges, ese monstruo magnífico y condenado. Dice Cioran que el célebre escritor argentino “Merecía algo mejor. Merecía haber permanecido en la sombra”. Porque un autor al que todo el mundo cita, bien sea para apo…

Poemas de Leonard Cohen

Photograph: Joel Saget/AFP/Getty Images. Fuente; The Guardian

De "Flores para Hitler", 1964    
(Versiones de Antonio Resines)

* * *
15.  Has gemido alguna vez debajo de mí,
               Virgen de la Amnesia.
        He olvidado si te rendiste
                              y
déjame ser tu flamante juguete nuevo.
                     Soy el primero
en usar tus grilletes como si fueran
                        pulseras,
    espía y traidor número uno
en los campos del cuarto de la pensión.

* * *
32. Hago esta canción para ti,
Señor del Mundo,
que lo tienes todo,
menos esta canción.

* * *
71. Encerraron a un hombre
que quería dirigir el mundo.
Los muy idiotas
encerraron al que no era.

* * *
111. Cada hombre
tiene una manera de traicionar
a la revolución.
Ésta es la mía.

* * *
Narcissus

No conoces a nadie

"Bogotá Cuenta" 2011

"Bogotá Cuenta" 2011 nuevos escritores - nuevas voces - nuevas historias

Fundación Cultural Libro de Arena Universidad del Rosario - Feria del Libro 2011 Taller de Cuento "Ciudad de Bogotá" Instituto Distrital de las Artes, IDARTES y Gerencia de Literatura (Con el apoyo de Relata, Ministerio de Cultura y la Biblioteca Luis Ángel Arango).
Fecha: jueves 11 de agosto de 2011.