febrero 10, 2014

Guillaume Geefs, "Lucifer",
Catedral de San Pablo en Lieja, Bélgica, 1848


CANTO DEL DESTERRADO
A Giovanni Quessep

El crepúsculo herido sobre el asfalto.
La noche sometida a la desolación de las horas.
La cabeza del guillotinado
sonriente en una estaca.
Y mis pasos perdidos en el dédalo de la melancolía.

Espérame desnuda
Entre los alacranes,
escribió el asesino de Merlín: única huella
en el camino hacia el huerto.
Ensalmo,
conjuro
que me conduce a tu nombre
Espérame desnuda
Entre los alacranes,
para que el ángel retire su espada
y esta vez, 
el amor y la vida sean para siempre. 

* * *

De: "Sin el azul del día" - Premio CEAB, 2007

Derechos reservados
© Carlos Castillo Quintero






0 comentarios:

Publicar un comentario

.

.
Haga CLIC sobre la imagen